Artículos y videos de divulgación, Artículos y vídeos sobre pequeños animales

¿Qué es la Toxoplasmosis? ¿Me puede contagiar un gato?

toxoplasmosis         

 Toxoplasma gondii es un parásito tipo coccídeo cuyo hospedador definitivo es el gato. Esta enfermedad es una zoonosis (enfermedad contagiosa al hombre), importante por la posibilidad de causar daños en fetos y personas inmunodeprimidas. En personas con defensas normales, la enfermedad pasa desapercibida. A menudo el propietario recibe información parcial, pida toda la información que necesita.

El gato (u otros felinos salvajes) es el único animal capaz de eliminar ooquistes (forma contagiosa) en sus heces. Para que éstos sean infectivos deben sufrir un proceso que se llama esporulación y requiere que las heces estén expuestas al aire libre durante uno a tres días. Los gatos infectados generalmente eliminan ooquistes una vez en su vida, durante un período que va de 1 a 2 semanas. En la mayoría de casos, el animal que ha transmitido la enfermedad no es el gato doméstico con el que convive la persona o animal infectado, sino otro gato que puede estar a decenas de kilómetros.

             Para que su gato contagie la toxoplasmosis, primero debe haberse infectado él. El gato puede infectarse al ingerir carne cruda de animales infectados (ratones, cerdo…), por ingestión de ooquistes esporulados procedentes de heces de otro gato, o de forma congénita. Por lo tanto, un gato que no sale al exterior y se alimenta de dietas comerciales es muy improbable que pueda transmitir la enfermedad.

La forma más frecuente de contagio para los humanos es por la ingestión de carne cruda de un hospedador contaminado (cerdo), o alimentos crudos o poco cocinados contaminados con heces de gatos que contengan ooquistes. Conviene cocer bien la carne y lavar bien las verduras y hortalizas.

            Si hay una mujer embarazada o personas inmunosuprimidas conviviendo con un gato, deben extremarse las medidas preventivas:

  • Desparasite y vacune periódicamente a su gato.
  • Impídale el acceso al exterior, especialmente mientras dure el embarazo.
  • Aliméntelo con dietas comerciales (pienso).
  • Se deben retirar las heces de la bandeja todos los días y no debe ser la mujer embarazada quien lo haga. Lavarse las manos tras manipular las heces y al gato.
  • Evite el contacto íntimo con el gato (besarle…) e impida su acceso al dormitorio.
  • Cocine bien la carne y lave bien los vegetales que ingiera.
  • Tomar también medidas de precaución ante la manipulación de tierra con riesgo de contaminación por la defecación de gatos salvajes (campos de cultivo, jardines…)

Siguiendo estos consejos su gato puede ser la mejor niñera de su futuro hijo. No dude en consultarnos cualquier duda que tenga acerca de esta enfermedad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *