En nuestro hospital veterinario somos muy conscientes del trato especial que necesitan los gatos. Está comprobado que un gato tranquilo y sin estrés se recupera antes de su enfermedad. Por esta razón, disponemos de sala de espera, consulta y zona de hospitalización exclusivas para nuestros pacientes felinos. Estas zonas cuentan con difusores de feromonas específicos para reducir el estrés de los gatos.

La zona de hospitalización de gatos es independiente de la zona de los perros. Está adaptada con módulos de diferentes alturas para que los gatos puedan estar en alto y para que puedan esconderse si lo prefieren. Disponen de su arenero individual para poder hacer sus necesidades con tranquilidad. Las puertas son transparentes para aumentar su tranquilidad y evitar así el estrés que le puedan causar los barrotes. Cada jaula cuenta con luz ambiental o calor en caso de que sea necesario.

El personal veterinario y auxiliar se encuentra 24 horas al día al cuidado de los animales hospitalizados y monitoriza los pacientes para valorar cualquier cambio que se produzca en su estado clínico.

Los gatos son animales que no siempre manifiestan los signos de enfermedad o dolor, por esta razón consideramos que es fundamental realizar controles periódicos de su salud y así evitar futuros problemas. El fallo renal, o insuficiencia renal crónica, común en gatos geriátricos, se puede diagnosticar en fases iniciales con un análisis de sangre y orina, por lo que se recomienda tener en cuenta en los gatos mayores.

Enfermedades como leucemia felina, panleucopenia felina, calicivirus, peritonitis infecciosa, inmunodeficiencia felina pueden darse en los gatos y provocar signos clínicos inespecíficos.

3.11-hospitalizacion-gatos-1
3.11-hospitalizacion-gatos-2
3.11-hospitalizacion-gatos-4